Ojo de Agua es un espacio que luce como un simpático mercadito de frutas gourmet, que sorprende por la experiencia culinaria, creativa e innovadora que ofrece, en un menú que busca permanecer sencillo y relajado, pero sobre todo muy natural.