Tanto Franz Ferdinand como Interpol han encontrado en México un segundo hogar. Desde el comienzo de su meteórica carrera a principios de la década del 2000, los fanáticos mexicanos han respaldado todos los movimientos que las dos bandas han realizado, incluidos múltiples conciertos con entradas agotadas, sesiones de autógrafos, actuaciones especiales, etc. Para toda una generación, la influencia de Franz Ferdinand e Interpol es innegable. Sus presentaciones en vivo son garantía de excelencia en todos los sentidos.