Leer es un hábito maravilloso que requiere de imaginación, curiosidad, deseo y voluntad. A todos nos han obligado a leer en la escuela y ya depende de cada quien tomarle el gusto o no. Hay personas a quienes les encanta leer porque es una actividad que se realiza en completa soledad en la que ellos son los únicos que tiene el poder de crear algo y después cambiarlo si les da la gana.

Existen cientos y cientos de listas sobre los mejores y los peores libros de la historia, artículos que hablan sobre los buenos y los malos lectores y entonces me entran varias dudas: si leer es una actividad personal e individual ¿por qué existe la crítica literaria? ¿por qué da vergüenza salir a la calle con el libro de 50 sombras de Grey? ¿existen libros buenos y libros malos? ¿hay lectores mejores que otros? ¿por qué juzgamos al lector por su lectura?

Hay libros que son catalogados como buenos y otros que son best sellers , así de simple. Existen personas que afirman que si un libro es popular por ende no es bueno. Las novelas están hechas para entretener por lo cual no todas deben ser complejas y didácticas, por supuesto que hay unas que representan un reto mayor para el lector, sin embargo eso no significa que son mejor que aquellas que uno se avienta en la sala de espera de un aeropuerto. Me preocupa que los críticos descalifiquen a un libro por ser sonado, se deberían detener a pensar en el hecho de que son historias que están diciendo algo que resulta valioso para muchas personas. Ya sea que lean a Stephen King o a Paulo Coelho, el hecho es que esa gente, que pueden ser cientos de miles, se sienten bien con esas historias.

En el pasado se solía criticar a la gente por lo que leía, pero hemos aprendido a respetar a las personas a pesar de que su lectura sea la antítesis de la nuestra. Hemos entendido que lo importante no es el libro que tengas en las manos sino las ganas de devorártelo.

La cosa es que entre tanto pleito de qué es bueno y qué es malo, entre quién lee mejor y quién no tiene idea de lo que está haciendo se pierde lo realmente importante que es el hecho de sentarse a leer.

No hay una técnica para ser un buen lector, porque de nada sirve leer 200 páginas en 20 minutos si no entendiste nunca qué pasó y tampoco es necesario detenerte cada línea a analizar el mágico ordenen de las palabras. El chiste es leer cada quien a su ritmo, en la posición que quiera y en el momento que quiera, la cosa es hacerlo, porque no hay nada más rico que perderse uno mismo en su imaginación. Pueden decir que lees basura o pueden decir que eres un snob, pero nadie nunca te va arrebatar el grandioso placer de ensimismarte en un puñado de hojas.

Lee algo que te haga soñar, con lo que te sientas cómodo, pero de vez en cuando aventúrate en un reto; aprende a ver el mundo desde otras perspectivas, piérdete en la historia, enamórate de los personajes, llora, ríe, enójate, emociónate; adopta el apellido Buendía, Grey, Potter, Capuleto, Sauri; odia al escritor y después agradece su existencia; lee parado, sentado, de cabeza, mientras comes o cuando vas al baño; pero sobre todo siéntete vivo dentro de un mundo de fantasía. Visita la FIL y descubre todas esas nuevas aventuras que están esperando bajo la pasta de cientos de libros, 

 

René Descartes alguna vez dijo: “ Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros” ¿Será?   

 

TEXTO: ÉRIKA CORTÉS